Otro pedacito de esperanza

Pues nada, otra persona querida que se ha pasado al vegetarianismo.
 
Dice que cuando toque ir

a casa de los padres (3 veces al año) comerá lo que le pongan, pero el impacto que conseguirá durante toooodo el resto de tiempo tanto de cara a los animales como del medioambiente es impagable. Además, muchos empezamos así, con el «es que no quiero molestar», «es que no quiero ser “nazi”»… pero luego todo cae por su propio peso, y llega el momento en que no te apetece ceder, en que prefieres traerte algo cocinado tú, o pedir algo muy muy sencillo para ti aparte (macarrones con salsa napolitana).

Y para muchos no, pero para muchos otros sí llega también el momento de descubrir que con huevos y lácteos el panorama es igual de… infernal. Los poquitos que me leéis y me conocéis sabéis que ahora mismito soy “ovovegetariana estricta” (sólo huevos del 0 o del 1, en mi casa; no compro productos que lleven huevo, ni como huevo o cosas con huevo en restaurantes… porque no me fío, fijo que son del 2 o del 3). Que me falta un pasito a vegana, vaya. Que en cuanto me sepa comportar y cuidarme la alimentación (con las geniales pautas ultrapersonalizadas que me va a dar la profesional Raquel Bernácer) me lanzaré.

No es que las gallinas me den más igual que el resto; es que sé por otros casos que si lo haces mal luego por huevos (ja-ja-ja) te toca seguir una dieta omni/ovoláctea, porque le has hecho algo al cuerpo de la forma inapropiada y no puede recuperarse con normalidad. Entonces, para poder seguir adelante y no dar nunca marcha atrás, prefiero alargar mis remordimientos un poco más. Seré miedica, seré exagerada… Ni idea.

Pero, bueno, yo lo que quería era venir a decir lo feliz que me hace que alguien cercano a mí empiece este proceso. Aunque se queden en el primer paso y sigan comiéndose las lentejas con chorizo que les prepara su padre. Lo importante es reducir, “da igual” en qué medida. Si cada día de tu vida has consumido vaso de leche+huevo frito+lomo+jamoncito+carne picada+berberechos+sardinitas+butifarra… y pasas a tomarte solo el vaso de leche y el huevo frito durante el resto de tu vida… diferencia vas a marcar, seguro.

Os animo a todos a intentarlo, de verdad, empezad poco a poco. ¡Todo cuenta! Sé por gente cercana que una de las cosas que más cuesta dejar es el queso (a mí nunca me ha gustado). Pues no lo dejes. Deja todo lo demás. Adiós, carne; adiós, todobichodemar; adiós, tortilla francesa.

No dejes de hacer nada por no hacer “poco”.

Los que me leéis, ¿qué dieta/filosofía seguís? ¿Habéis tenido la tentación impura de pasar a una dieta vegetariana?

PD: si te ves preparada/o para dejarlo todo o casi todo, acude a un nutricionista. Hazte analíticas COMPLETAS de sangre (debes especificar que te miren B12, ácido fólico… ¡todo!) y que te hagan un plan personalizado para comer (yo recomiendo a Raquel Bernácer, de Alimentarte). Hay que vigilar: B12, proteínas, calcio y hierro, principalmente.

PD2: depende del grado de implicación que quieras tener, ya sea por los animales, el medioambiente (sí, sí, el medioambiente… busca y verás) o tu salud, vigila todos los alimentos que compres, pues muchas cosas llevan grasa animal, gelatina, suero lácteo… ¡¡donde menos lo esperarías, s alucinante!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s