Compresas de tela

Hace tiempo os invité a una copa… A algunas quizá no os hizo gracia porque os dio miedo el no saber usarla, otras ya la usáis y quizá sentís que os falta algo. Yo formo parte del segundo grupo, lo cual no quita que yo ya no me separo de mi copa ni borracha (ja, ja, ¿lo pilláis?).

IMG-20160204-WA0032Tengo una regla muy irregular. A veces tengo un montón y a veces nada. Es decir a veces (poquísimas) se me desborda y a veces tener eso ahí dentro es una tontería. Mi solución hasta ahora habían sido las “bragas de regla“, bragas que ya están pensadas para manchar. No hablo de ningún producto en especial, eh, simplemente braguitas que de por sí no eran una preciosidad y, además, eran cómodas y decidí que serían las que me pondría por si se me desbordaba la copa o bien para manchar sin llevar nada más que eso.

Sé de otra gente que lo hace como yo pero imagino que much@s quizá acaban de marcarme a fuego con un “COCHINA”, como al ganado (otra de tantas prácticas crueles que sobran MUCHO). También debo reconocer que a veces no te acabas de quedar tranquila si justo te pilla en un día muy especial y lo último que quieres es un accidente colorado.

Pues bien… ¡tatatacháaaaaan! Aquí llegan las compresas de tela ❤ Estas que veis en la foto SON MÍAS. Adivinad quién me las ha hecho… ¡Mi cuñada manosagujas! Esa es la parte de fuera, la que se coloca contra la prenda (voy a dejar de decir “bragas” porque cada vez que diga “bragas” o “braguitas” a lo mejor a alguien le da apuro y no es plan de decir todo el rato “braga”. O “braguitas”.). La parte que toca la vulva está hecha de algodón del Olimpo, o algo. Mejor que os diga mi cuñada el término, yo no me acuerdo, pero os aseguro que es la tela más suave y agradable de la galaxia. En la vida vais a encontrar una compresa desechable con ese tacto. Uf. Da ganas de vestirse entera de eso. O de tener la regla siempre. Bueno no, eso no.

La manera de cuidar estas prendas es:
PRIMERO: Lavarlas primero en agua FRÍA. Sólo así se va la mancha de sangre.
LUEGO: Lavarla normal, con agua caliente, a mano o en la lavadora, pero NUNCA CON SUAVIZANTE. El suavizante le quita la capa impermeable de este tipo especial de tela.
AL ACABAR: Guardarla con sus botones a presión (lo que veis negro en las alas de la compresa), hechas un paquetito, con la tela de dibujitos para afuera y la suave y divina por dentro, protegida.

Como todas las cosas ecológicas y DURADERAS y como todo lo artesanal, salen “caras”. (Mi cuñi me hace regalos a veces, pero este tipo de encargos que le hago se los pago, evidentemente). Pero salen a cuenta si las combinas con la copa: te durarán años y años, no te expondrás a químicos y no contaminarás. ¡¡COMBO PERFECTO!! Lo ideal, para mí, es tener: 2 grandes de noche, 1 normal y 2 tamaño salvaslip.

¿Vosotras qué opciones sostenibles usáis? Y vosotros, ¿conocéis a alguien a quien le molan estas cosas, lo habíais oído antes?

Ains, qué monas mis compresas de telita.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s