¡¡FELIZ ANO NUEVO!!

Os deseo un feliz ano nuevo, en solidaridad con todos aquellos que han tenido que emigrar por la crisis y ya no tienen un teclado español… 🙂

He estado megaausente este último mes por motivos laborales. ¡¡He trabajado como una cosaca!! Y lo que me queda por delante, por suerte. Aun así, quería deciros que ojalá hayáis disfrutado de la familia y los amigos estas fiestas (si no, ¿para qué sirven?), y que el 2016 os llegue con grandes perspectivas, expectativas y primitivas 😛

ano_nuevo

Brius sabe pronunciar muy bien la “ñ”.

Algo que he aprendido en esta última temporada de estrés absoluto, es que cuesta mucho más ser sostenible si no tienes tiempo para planificarte y/o para desplazarte a ciertos establecimientos… pero eso no me desanima ni logrará que me rinda. Cada vez me doy cuenta de la de cosas que se pueden ir sumando a la lista para hacer de éste un mundo mejor. Antes pensaba que con reciclar bien estaba todo en su sitio, y hace relativamente poco, como ya sabéis, descubrí que no, que el primer paso consiste en reducir, en no tener tantas cosas que reciclar desde un inicio, y que antes de reciclarlas es, incluso mejor, reutilizarlas.

Por suerte, tengo gente cercana que me ayuda en mi camino, que me aparta su basura para que yo pueda hacer huchas, guardar mi comida a granel, guardar los restos de vela que no llegan a quemarse, guardar el aceite usado, y mil cosas más. Incluso hay quien le echa un cuidado especial a mis regalos navideños y se preocupa de que todos estén hechos, por ejemplo, en España, y no en países en los que seguramente los trabajadores están explotados y en condiciones deplorables (tampoco hay una garantía 100 % de que al estar hecho aquí todo sean arcoiris y mariposas, no hay que ser inocentes, pero la tendencia y las probabilidades son obvias). Y lo que más feliz me hace es cuando alguien me escribe y me dice “pues no me lo había planteado, es cierto, voy a intentar cambiar esto”. Ahí Bichitera explota de felicidad, porque esa gente está viviendo algo que yo misma he vivido, y me hace ilusión pensar que alguien más se une en este camino contra la catástrofe medioambiental y las injusticias sociales, sumando pequeñas acciones que, juntas, ¡¡LO PETAN!!

Este año 2015 ha sido duro por varios motivos, pero ha sido el año de otro despertar en mi vida (en 2014 fue el despertar ** DE MI VEGETARIANISMO **). Yo os juro que desde bien pequeñita he tenido un sentido de la moral muy fuerte, siempre he tenido como meta ser buena persona, lo mejor persona que pudiera ser, aunque evidentemente algunas veces he fallado. Pero en el 2015 me he dado cuenta de que podía hacer más, y de que ese más me podía reportar una grandísima felicidad: he hecho las paces con un par de personas con las que me había peleado (comparto piso desde los 18 y la convivencia es lo que tiene…). ¡¡ABUF!! ¿Sabéis el alivio que supone deshacerse de rencores que no llevan a nada? El pasado no ha cambiado, me hicieron daño y puede que yo a ellas también, pero… si yo sé que en realidad son buena gente, que los conflictos se dan porque se tienen que dar, ¿de qué me servía a mí seguir de mal rollo? Pues eso, para tener mal rollo en mi body serrano, nada más, para ser algo más infeliz. Está claro que tampoco puedo ser una feliciana con todo el mundo, hay cosas que nunca podré perdonar o que ahora no me veo capaz, y tampoco es malo. Pero de lo que no cabe duda es que cuanto menos capítulos pendientes tengamos, mejor, porque al transmitir esa paz y ese buen rollo a otra persona, quizá ello repercuta en más buen rollo, en que esa persona también haga las paces con otra, o que vea la vida con más color y esté más dispuesta en colaborar en un bienestar mayor. Y sólo porque tú le has dicho “eh, ¿sin rencores?”, y te has quitado un peso de encima. Efecto mariposa, efecto dominó, efecto brius… como le queráis llamar 😉

Así que, este 2016 —aunque bien es cierto que a veces veo o leo cosas que me hunden porque sé que seguramente mis gestos no llegarán a repercutir jamás en ellas (bueno, quizá con firmas sí que consigamos que se prohiban todos los circos con animales…)—, no pienso dar ni un paso atrás, y éstos son mis propósitos:

-Voy a seguir dándoles la mejor de las vidas a mis tres amores, Shiro, Brius y Dominó. Cuatro, perdón, ya que hace tiempo que considero mío al gato de mi novio.
-Intentaré dedicarle mucho más cuidado a la procedencia de los lácteos y los huevos (para quienes no lo sepan, * * ¡¡¡SOY VEGETARIANA!!! * * ).

Esta divertidísima viñeta es de Molg H., tiene muchas más en su FB.

Esta divertidísima viñeta es de Molg H.

-Seguiré colaborando a nivel económico y con mis habilidades a ONG, protectoras y particulares que ayuden a los más necesitados, tengan dos o cuatro patas.
-Sacaré tiempo de debajo de las piedras para fundar dos asociaciones sin ánimo de lucro en favor de los animales que ya estoy estructurando. CONTINUARÁ.
-Seguiré apostando por aquellos productos, de cualquier tipo, que no hayan sido testados en animales y que sean lo más biodegradables y menos contaminantes posible.
-Lanzaré definitivamente mi proyecto de La liga de la limpieza, que se truncó por mi avañancha de trabajo y la poca respuesta que tuvo en mi primer intento de congregación xD
-Lo voy a petar con el reto #ResiduoCero. A veces me disgusta catalogarlo como “reto”, parece que tenga que ser como una de esas dietas que luego se abandonan. Y no. Esto no se abandona. Esto ya forma parte de mí y no voy a poder ser otra manera. Tendré deslices, habrá cosas que no podré evitar o quizá tarde en aprender cómo hacerlo, pero mi mirada está fijada al frente. Cada vez que veo en mi mente mi montón de basura, los desperdicios que se han ido acumulando sobre el planeta a lo largo de mi vida por mi causa, y visualizo la megadesaceleración que ha sufrido ese cúmulo desde que me di cuenta del impacto de todas y cada uno de mis acciones, me recorre un gran calor por dentro y, os lo juro, más de una vez me pillo a mí misma sonriendo por ello.
-Seguiré haciendo ejercicio para recuperar mi salud, para perder de vista mis dolores crónicos de una vez.
-Cuando pase el huracán de faena que aún me espera hasta febrero, recobraré la continuidad de antes en el blog.
-Ampliaré la información del Cátalogo Residuo Cero.
-Seguiré viviendo fiel a mis principios como toda la vida, y los reforzaré.
-Seguiré NO VOTANDO a quienes sólo usan la política como un medio para enriquecerse desmesuradamente a nuestra costa.

Que os seguiré dando por saco, vaya.

¿Y vosotr@s, qué propósitos de año nuevo os habéis planteado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s