Ni una más

En fin… ¿qué os voy a contar? Día contra la violencia de género. Hay que cambiar este mundo, de verdad, gente. Demasiado odio, demasiadas disputas, demasiada violencia, demasiada avaricia. Morir por ser mujer. Y aquí aún lo condenamos como sociedad —aunque el camino que nos queda para arreglar el problema, TELA—, pero aún hay lugares en los que es normal dilapidar a una persona. A una persona. Y encima por ser mujer, simple y llanamente, enmascarado por excusas de mierda como el adulterio (que no comparto lo de engañar a tu pareja, para eso mejor la dejas, ¿no?); de mierda, porque el adulterio es cosa de dos pero la dilapidada es unA. Y aún hay sitios donde rebanarle el clítoris a las niñas es normal. Porque sí, POR SUS HUEVOS. Y aún hay sitios donde es normal que violen a una niña en un autobús y nadie haga nada. Y aún hay sitios donde es normal que maten a una mujer porque ha querido dejar atrás una relación.

woman-73403_1920Pues parecería que no pudiéramos hacer mucho por esas niñas y mujeres de otros continentes que sufren semejantes barbaridades; parecería que aquí la solución está en llamar al 016 (teléfono donde asesoran a maltradas, física o psicológicamente, LA LLAMADA NO QUEDA REGISTRADA, no hay peligro de que “ÉL” se entere). Pues nos equivocamos. La solución está en ti. Y en mí. Y en tu pareja. Y en tus padres. Y en tus amigos. Y en tus conocidos. Y podemos hacer mucho por cambiar la vida de esas personas taaaaaaan lejanas…

Despierta. Ya está. Despierta y acepta que este mundo es machista: todos los países, todas las ciudades; todo el maldito mundo es un globo que va a petar, entre otras cosas, por culpa del machismo. El machismo está cuando te dicen que te tiene que gustar jugar a cocinitas, a muñecas, ir a ballet, el rosa, las cosas monas y bonitas; el machismo está cuando los primeros piropos que reciben las niñas son sobre sus rizitos monos, sobre sus ojazos, su vestidito. [Inciso: a veces cuido a una niña, hago de canguro, quiero decir, y siempre procuro halagarla por lo bien que hace las cosas, por lo bien que se comporta, y le digo cuánto me encanta que sea tan SIMPÁTICA —lo es mogollonazo—; evidentemente también le digo muchas veces que es guapa cosa mala, porque es que lo es xD… El caso no es obviar que alguien sea bonito, ni repudiar el físico de nadie por ningún motivo, claro, ¡¡por el amor de Ewan McGregor!!]. El machismo está cuando separan a niños y niñas en Educación Física (yo lo he vivido, y muchas veces me iba con los niños). El machismo está cuando dejas que tu novio decida por ti sobre cómo te vistes, a quién ves, adónde vas. El machismo está cuando sabes que alguien decide que su novia no puede vestir como quiere, ni ver a quien quiere ni ir adonde quiere, por sus huevos marchitos, y ni nos molestamos en reprobarlo. El machismo está cuando cobramos menos por el mismo trabajo (¿en serio?, ¿en pleno siglo XXI, en el primer mundo?). El machismo está en desfavorecer las condiciones laborales de las mujeres por querer vivir la maternidad. El machismo está en dar por hecho que un padre no se muere por estar en casa cuidando de su retoño, ni por ir a recoger a su hijo al colegio. El machismo está en aceptar que los piropos y los silbidos en la calle son buenos. El machismo está en los baños que sólo tienen cambiador para bebés en el de mujeres. El machismo está en LOS P*TO FUCKING ANUNCIOOOOS, EN LA ASQUEROSA TELEEEE, EN LAS REVISTAS LAVACEREBROS DE M*ERDAAAAAA. (Basta de cosificarnos, gente de la publicidad y los medios, porfi. Muá).

 

Total, que lo que hay que hacer es educar a nuestros niños como PERSONAS, no como penes y úteros andantes. Y cuando digo “nuestros” no me refiero sólo a los propios. Ya os he dicho cómo le hablo a la niña que cuido; pues también me preocupo de que no vea demasiado la tele, o de que no vea ciertos dibujos sexistas, la estimulo para que le guste un poco de todo (no sólo “Elsa y Ana”, sino también animales, colores, formas, guerreros, dragones, vehículos…). Vaya, que no es plan de que vayamos boicoteando la educación que le den los padres a sus hijos… pero un poco sí 😛 (por suerte los papis de mi niña del alma son precisamente de la buena escuela, así que no boicoteo nada, sino que refuerzo).

 

Y no sólo a nuestros hijos, sobrinos, etc., también hay que reeducar a adolescentes y a gente ya adulta. Ante todo hay que hacerles VER que SÍ estamos rodeados de machismo, lo cual muchos no ven; y hacerles ver que es un problema de todos, que no es algo que sólo las mujeres debamos reivindicar y luchar por ello. «Los papás tienen que dar ejemplo», así en resumido. Hay que dialogar con todas esas personas que se atreven a decir que su novia es su propiedad, que es “suya”, ya que hay algo en su educación que se ha perdido por el camino. Y, evidentemente, hombres y mujeres deberían PLANTARSE ante sus jefes y exigir que TODOS tengan el mismo salario (tirando por lo alto, eh, ¡que no se pasen de listos los mandamases! ¬¬).

 

En fin, que son muchas las cosas que podemos hacer, y uno o varios toques leves de atención a un amigo o familiar que veamos que tiene posturas, actitudes y palabras machistas son también un gran paso.

 

Pensar, educar y querer. No es tan difícil, ¡coñe!

Mi más sentido pésame por todas esas víctimas de lo absurdo. Nunca dejéis que nadie os denigre, y menos por vuestros genitales. Un abrazo y fuerza a todas esas mujeres que lo están pasando mal y aún no se atreven a dar el paso. De verdad, si tu vida es un infierno, empieza a vivir, aunque sea en otra ciudad. Sólo tenemos una vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s