Novedades en el reto #ResiduoCero

¡Hola! Aquí vuelvo a informaros sobre mis pasos en el Residuo Cero. Ayer fui por primera vez al Mercat Central de València; es precioso, me recuerda al Mercat de la Boqueria de Barcelona, pero es más grande, nuevo y luminoso. No he escrito la publicación hasta ahora porque ayer entre las noticias de Beirut, París y Medinaceli me puse fatal, muy fatal.

En fin, hoy estoy más animada y os voy a explicar mis logros y fracasos en el reto Residuo Cero en la compra de ayer.

DSC_0344

Por cierto, antes de nada: en la edición anterior me olvidé de comentar el turrón y NADIE SE DIO CUENTA xD
A ver, empecemos con los logros:

Primero compré el maíz para palomitas; era la primera vez que veía a granel y me puse muy contenta. ¡Tupper al canto! Qué buenas salieron preparadas con mantequilla y sal en una olla.

Luego llegaron las setas. Estaban bastante bien de preico y tenían una pinta deliciosa. ¡Tupper al canto! Menudo risotto me espera, arf.

A continuación vimos unas lechugas y unas cebolletas hermosísimas y a muy buen precio. Por desgracia las cebolletas ya vienen con goma de pollo, hasta ahora no he visto sueltas en ningún lado. Tuve que luchar bastante para que el tendero me diera la lechuga sin bolsa de plástico, pero al final conseguí irme de allí sólo con dos gomas de residuo.

Chafardeando por todo el mercado, dimos con un puestecito de croquetas que parecían decirnos «¡holaaaaaa!». Cogimos una docena, que nos guardaron en una cajita de cartón (al menos no era plástico, así que no lo considero como fracaso; además, la próxima vez me llevaré más tuppers).

Un poquito después compramos dos tomates hermosos de la huerta valenciana. El tendero puso un poco cara de ò___ô con lo de que no queríamos bolsas, pero bueno, accedió (casi le aplaudo).

Entonces llegamos a otro puesto en el que me gustaron las verduras. Remarcando y repitiendo que no quería bolsas de plástico, que me fuera pesando las piezas y me las fuera dando para guardarlas, compré: un pimiento, una zanahoria (la esconde el brócoli), el brócoli, patatas, cebollas y… de pronto, al hombre se le olvidó todo el asunto y sin que me diera tiempo a decirle nada me metió las espinacas en una bolsita de plástico. No le dije que me las quitara de allí porque sé que no la habría reutilizado con otro cliente. Ya la aprovecharé para algo. Para la próxima vez que quiera espinacas o lechuga, seguramente, ya que noté que fueron los dos artículos con los que parece que cuesta cambiar el chip.

Entonces llegan los fails. Olvidé que querría huevos para una tortilla de patatas y no me llevé mi cajita de casa, y tampoco me acordé estando en el mercado (¡¡y eso que me alegré al ver huevos del 1 sueltos!!), así que acabé entrando en un mercadoña a comprar los que compraba antes; y, cómo no, los caramelos de rigor antitabacaleros “de mi boyfriend, ¡o sea!”.

En fiiiiiin, como véis sigo teniendo deslices pero la tónica es buena y pienso seguir adelante y mejorar 🙂

¿Y vosotr@s? ¿Os habéis animado a sumaros al Residuo Cero? ¿Cómo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s