Viva la segunda mano

Jelou.

Vivimos en un mundo, el primero, en el que el consumismo absurdo es imperante. Siempre lo queremos todo, más y mejor y a todas horas. Por desgracia, solemos tener la gran suerte de tener demasiado, siempre y “actualizado” cada 2×3. ¿Os habéis parado a pensar en todos los móviles, por poner un ejemplo, que en realidad han acabado siendo sólo basura —y de la chunga—, CON APENAS TRES MESES DE VIDA? Hasta hace poco había una fiebre de cambiar de terminal a los pocos meses, aunque no estuviera estropeado, por el mero hecho de “me lo dan gratis y es mejor en esta chorrada o en esta mamandurria”. Pues así con todo.

Sí, es la misma chica que la del post de "Cosas que me ponen de muy mala leche" xD

Sí, es la misma chica que la del post de “Cosas que me ponen de muy mala leche” xD

No estoy en contra de los caprichos, ni de los hobbies de cada uno, pero quiero hacer un llamamiento al sentido común para acabar con el consumismo cañero. ¿Por qué? Porque de tanta caña nos olvidamos de que, sin querer, fomentamos que crezcan las desigualdades en este mundo, o contribuimos al aumento de la contaminación. Niños explotados cosiendo balones, gente trabajando en zulos 37 horas al día, personas que “casi” son esclavos por la miseria que cobran, materiales irreciclables, productos inútilmente contaminantes, recursos “robados” de zonas geopolíticamente pobres…

Pensemos: ¿pasa algo por comprarse una camiseta? NO; ¿hace falta comprarse 10 al año? PUES TAMPOCO (¡y menos si es de empresas que explotan a personas y, encima, no les garantizan ni un lugar seguro de trabajo!). Yo por ejemplo en abril de 2016 hará 3 años que no compro ropa en las tiendas habituales, y me miro las etiquetas de incluso los calcetines antideslizantes para ver dónde se han fabricado y, de ser un país sospechoso, compruebo por Internet si la empresa tiene web y cuáles son sus políticas en cuanto a condiciones de trabajo. Cierta gente de mi alrededor ya se ha acostumbrado y procuran no regalarme cosas que vayan en contra de estos principios, hasta el punto de que preguntan directamente a las compañías si han visitado o no las fábricas en las que se ha hecho la prenda. Cuánta molestia, ¿no? Qué inoportuno puede llegar a ser, ¿verdad? Pues vale la pena. Quizá juego con la ventaja de que en mi familia nunca se ha fomentado el consumismo y no me resulta tan duro renunciar a determinadas cosas o pegarme el mareo de buscar información para realizar —o no— una compra. Evidentemente, puede que alguna vez me hayan engañado sólo para venderme, pero os aseguro que más de una vez me han dicho con total sinceridad que no tenían ni idea sobre lo que les estaba preguntando, momento en el que decidí no arriesgarme en estar fomentando la explotación de nadie.

Os garantizo de que al principio parece una odisea, parece que todo tenga que ser difícil de encontrar y, encima, CARO, (en realidad es caro sólo si no tenemos en cuenta que nos habríamos gastado lo mismo pero en varios productos más pero de “peor calidad ética”), pero luego ves que hay mil opciones de mil cosas diferentes que respetan tanto a personas como a animales o, al menos, a uno de los dos colectivos (lo cual hoy día ya es raro).

Y… ¿qué hay aparte de comprar en comercios y negocios éticos y sostenibles? ¡¡La segunda mano!! Comprando de segunda mano estamos dándole otra vida a algo cuyo único destino seguramente era convertirse YA en basura (y digo “ya” porque al final TODO se convierte en basura), y evitaréis que se fabriquen artículos de más, sin sentido alguno. Así que, gentecilla, os animo encarecidamente a que la próxima vez que necesitéis algo penséis “¿se lo estará vendiendo ya alguien en buen estado?”, o que antes de tirar algo a la basura lo regaléis o lo vendáis de segunda mano. Hoy día es muy fácil, hay muchísimas aplicaciones y webs para comprar y vender de todo 🙂 Eso sí, no busquéis calcetines antideslizantes de la talla 40 en ninguno de estos sitios, QUE NO HAY. Snif.

¿Vosotr@s también os habéis plantado con algunas multinacionales o algunas grandes empresas?, ¿con cuáles y por qué? (me interesa mogollón, quizá conozcáis causas y problemas que yo no, y seguramente querré apuntarme xD), ¿ya tenéis el carné VIP de segundobrazo y vacapop? ¡Contadme, gente!

Anuncios

3 comentarios en “Viva la segunda mano

  1. “me lo dan gratis y es mejor en esta chorrada o en esta mamandurria” jajajajajajaja, ¡me parto de la risa! (aunque creo que es un reír para no llorar… porque vaya si es cierto).

    Me gustó mucho esta publicación… yo también me he convertido en un ser “inconveniente” cuando se trata de regalos, ¡pero mejor! Así la gente que me quiere se plantea también un par de cosas en el camino, y termino recibiendo regalos 10.000 mejores. Por ejemplo, el fin de semana pasado vino una amiga muy querida a visitarme, y como “soy tan difícil para los regalos” me trajo un montón de flores de lavanda… ¡que aquí no se consiguen! ¡más que mega-feliz con mi regalo! 🙂

    Y ufff… me he plantado con Inditex y similares (compro ropa hecha aquí en Colombia, o la fabrico yo misma), con Nestlé (por problemas con sindicalistas y privatización de fuentes de agua), Coca-Cola (por lo mismo… te recomiendo que busques “the coca-cola case”), Unilever, P&G (hacen pruebas en animales) entre otras, no tan grandes. Ha sido un proceso con sus cosas difíciles, claro, pero lleno de descubrimientos y aprendizajes.

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

    • ¡Hola! ¡Qué ilusión leerte por aquí! Veo que en Colombia también se estiló o se estila lo de que las compañías telefónicas te regalen móviles cada 2×3 para que te pases a ellos.
      Lo de las lavandas me parece precioso… Yo me he resignado a que no puedo tener plantas, o al menos no en este piso, porque en verano se me queman o bien se me mueren de insuficiencia lumínica cuando las meto en la galería interior para intentar evitarlo (en el piso en sí ni me lo planteo, mis gatos morirían en el intento antes de dejar pasar la oportunidad de destrozarlas). Unas plantas muy bipolares, la verdad.

      Lo de Coca-cola ya me lo comentaron y ahora sólo compra mi novio de la que no lleva azúcar, porque es medio diabético; y con Nestlé también creo que me planto. Y con los productos de limpieza y cosmética y demás la verdad es que no tengo mucho problema en encontrar alternativas, porque cuando algo me sale muy caro aquí me lo manda mi madre desde Alemania, donde sale baratísimo.

      Me encanta que compartamos este camino juntas, aunque de momento sigo teniendo mucho que admirar y aprender de tu reto #SoyMiBasura 😉 ¡Un megaabrazo!

      Me gusta

  2. Pingback: Vale, abandono Inditex, ¿ahora qué? | El arca de los bichitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s